INSOMNIO Y ALZHEIMER: AGITACIÓN NOCTURNA (SÍNDROME DE SUNDOWNING O SÍNDROME DEL OCASO)

 

 

Entre los diferentes trastornos que presenta la enfermedad de Alzheimer, podemos encontrar el llamado “síndrome del ocaso”, también denominado “síndrome vespertino” o “sundowning” en inglés. Es un fenómeno que no se presenta en todos los enfermos, aunque cuando así sucede, puede provocar desórdenes del sueño importantes.

El síndrome del ocaso, se manifiesta cuando el enfermo adopta actitudes inquietas por las noches que en algunos casos pueden llegar a episodios de agresividad, desde la tarde hasta horas de la noche dependiendo de la persona y es estado de evolución de la propia enfermedad.

La imposible previsión de los futuros acontecimientos vespertinos y nocturnos evoca en una fuerte sobrecarga de cansancio en los familiares y cuidadores, impidiéndoles llevar horarios normales para un correcto descanso.

Es entonces cuando el/ los cuidadores, deben adoptar diferentes medidas para afrontar esos momentos tan difíciles.

 
 

SÍNTOMAS DEL SÍNDROME DEL OCASO

Como hemos comentado, los síntomas más habituales que presenta del síndrome del ocaso o síndrome vespertino en los enfermos de alzheimer, son el insomnio, la desorientación, confusión, actitud inquieta, actividad motora constante, nerviosismo y agitación. El enfermo, deambula constantemente por el hogar sin lógica ni previsión alguna de sus actos. En algunos casos, se pueden dar episodios de agresividad e irritabilidad, mientras que en otros, se pueden dar etapas de apatía y actitudes depresivas. Estas actitudes nocturnas involuntarias, acentúna una somnolencia acusada en las horas del día, fruto de una evidente falta de descanso durante la noche, arrastrando al cuidador a la misma situación.

 
 

CAUSAS DEL INSOMNIO DEL ENFERMO DE ALZHEIMER O PERSONA MAYOR QUE SUFRE DEMENCIA

La enfermedad de Alzheimer causa un deterioro del núcleo supraquiasmático del cerebro. Esta parte cerebral, es la que controla los ritmos circadianos, los cuales controlan y ajustan las horas de sueño con la noche y las de actividad con el día. Al verse el núcleo supraquiasmático dañado, los ritmos circadianos se interrumpen, con un consecuente desorden del sueño.

 
 

ALGUNOS CONSEJOS PARA MANEJAR EL INSOMNIO DE LOS MAYORES

El síndrome del ocaso, tiene causas directas no sólo para el enfermo, sino también para el cuidador. Así pues, el cuidador, presenta un alto grado de cansancio debido a la interrupción constante y desordenada del sueño. Esta situación puede provocar desánimo, tristeza, desesperación e incluso episodios de depresión en el cuidador al sentirse a merced de una situación totalmente imprevisible y descontrolada. Pero existen algunas pautas que pueden ayudar al cuidador y también al enfermo, a recuperar en cierta medida el orden nocturno o minimizar los perjuicios causados en la medida de lo posible:

1. Es importante establecer unos horarios diurnos con rutinas para el enfermo: Debido a la falta de descanso nocturno, el enfermo suele presentar una actitud somnolienta durante el día, echándose varias siestas en sus horas de teórica actividad. Una rutina de actividades diarias, evitarán ese descanso diurno para que el enfermo se sienta más fatigado por las noches e inconscientemente sienta más necesidad de descansar. También es importante evitar las horas de siesta durante el día.

2. Iluminación nocturna: los especialistas también aconsejan mantener la iluminación del hogar encendida también por la tarde y por la noche. Esta medida puede contribuir a reducir los síntomas del síndrome vespertino.

4. Alimentación adecuada: para este tipo de enfermos es necesario eliminar de su dieta sustancas excitantes como la cafeína o el alcohol y proporcionarles una dieta variada y ligera para poder conciliar el sueño.

5. Confort hogareño: ofrecer un trato de tranquilidad, cariño y cercanía al enfermo, puede contribuir a relajar a la persona y en consecuencia, minimizar sus acciones agitadas.

6. Entorno agradable y relajado: los entornos luminosos con colores neutros incluso con música relajante, también son elementos que pueden resultar de ayuda para calmar al enfermo.

 
 

CUIDAR AL CUIDADOR: USO DE SENSORES DE PREVENCIÓN DE CAÍDAS DE GENTE MAYOR.

a) Uso de sistemas inteligentes de aviso: sensores de movimiento para personas mayores.

En la actualidad existen sistemas de aviso inteligentes que percatan al familiar/ cuidador de los posibles episodios de desorden nocturno. Estos sistemas nos avisan cuando el enfermo tiene intención de levantarse de la cama para poder acudir a su atención.

sensor noches prevención caidas gente mayor

Los avisadores nocturnos inteligentes para gente mayor que sufre demencia, son de gran ayuda para el cuidador, ya que eliminan su estrés provocado por la imprevisibilidad de “cuándo” se va a levantar el enfermo.

Cuando no se dispone de estos aparatos, es frecuente que el cuidador no concilie el sueño, pendiente de si el enfermo “se levantará por la noche”, “cuándo” y “cuántas veces”. Esta situación agudiza el cansancio y puede llegar a resultar desesperante. El uso de la tecnología reduce su estrés y ofrece al cuidador una mayor calidad de las horas dormidas.

b) Grupos y asociaciones de ayuda: con frecuencia el cuidador puede sentirse solo, incomprendido y triste ya que en su entorno habitual no existen personas con las que pueda sentir empatía. Acudir a grupos de respiro y apoyo para cuidadores es una opción que podrá reconfortarle para continuar la labor desde una posición más saludable. Asociaciones como CEAFA, ayudan a familias cuidadoras de enfermos de Alzheimer, dándoles consejos y proporcionándoles ayuda y soporte durante esta dura etapa.

 

Haga click en el siguiente enlace para disponer de más detalles sobre los sensores que detectan el movimiento y avisan cuando un anciano se levanta de la cama.

Sensores prevención caídas noches