Cuidamos al cuidador.

Los cuidadores de las personas que sufren enfermedades neurodegenerativas vivimos situaciones límite, siendo víctimas colaterales de la situación. Al agotamiento físico propio de las múltiples tareas que conllevan los cuidados permanentes, suelen unirse sensaciones tales como la pérdida del control de la situación, el desánimo, la incomprensión, la soledad, culpabilidad, etc, que pueden llevar al cuidador a situaciones psicológicas límite.

Nuestra experiencia como cuidadores durante muchos años de familiares muy próximos con enfermedades crónicas, nos sensibiliza especialmente con las personas que sufren estas situaciones. Reconocer y aceptar que se necesita ayuda para poder realizar las tareas de manera más eficiente y ordenada es el primer paso para poder seguir adelante cuando nos encontramos en una situación extrema.

En Alzeimer en Casa, estamos especialmente orientados a ofrecer soluciones específicas para las diferentes situaciones a las que se tiene que enfrentar el cuidador tanto durante el día como por la noche, ayudándole a mejorar su calidad de vida y por lo tanto también la del enfermo.